Make your own free website on Tripod.com

 

 

Luis Hernández Aquino

 

(1907-19__) Poeta, investigador, antólogo, editor de revistas literarias y animador cultural. Profesor universitario, Hernández Aquino pertenece al grupo atalayista y es uno de los primeros en publicar un poemario inscrito en esa estética:  Niebla lírica. Ha sido prácticamente el investigador de los movimientos literarios en Puerto Rico con su obra Nuestra aventura literaria, de innumerables ediciones.

BALADA DE AYER PARA HOY

 

Ayer tarde sangraba mi tristeza.

Hoy sangro un sentimiento de alegría.

 

El cieloclaro de marzo se ha metido

en el oro de mi sortija.

 

Yo bailaré esta tarde

con mis libros la cuica.

 

El horizonte de mi cielo

se irá ensanchando con la brisa

y en la noche de marzo las estrellas

me harán soñar como mi prima.

POEMAS PARA MI SOMBRA*

a Graciani Miranda Archilla

 

LUZ

En mi mano la luz dominical

se hace un plateado dedal.

Bordaré siempre tu amor

con este dedal de sol.

Dedal de plata difuso

en tu horizonte confuso.

Bordaré la eternidad

de tu amor en soledad

con este dedal de sol

y la guja de mi amor.

UN COMPAÑERO INSEPARABLE

Este tedio perverso

me hace rodar por la ciudad

y me cierra la boca

y me nubla los ojos,

por eso es que me visto de silencio

y no miro la estrella de la gracia

que palpita en el cielo de la vida.

Oh! este tedio perverso,

mi compañero inseparable,

íntimamente bien ligado a 

mi espíritu barroco!

Este tedio perverso,

como una sombra oscura se proyecta

sobre mi quiera mansedumbre y

paso como otra sombra por la vida.

 

LA RANA

La rana en el agua...

Con el mundo florido

en sus ojos saltones

y en su clara garganta.

Se me perdió la realidad

en el ser de la rana.

Y en ese mundo soy poeta

en la verdad de esta mañana.

 

SOMBRA DE SUEÑO

Vacío tu recuerdo.

Vacío tu misterio.

Vacío tu silencio.

Estás de sombra en tu remanso,

donde te buscan mis diez dedos.

Se alargan a lo infinito

para encontrarte en lo más lejos.

Tal vez esté vacío

este misterio de mi cuerpo

y seas tú quien busque

mi vida en estos versos.

Soy yo una sombra acaso

y tú la realidad de todo sueño.

 

Volver al Indice